La nataci

Nadar es uno de los ejercicios más completos que puede realizar una mujer cuando está embarazada. Como con cualquier otro tipo de ejercicio, es necesario realizar un precalentamiento antes y al final es necesario realizar la relajación muscular para evitar contracturas y calambres.

Embarazada nadando

La natación es lo más recomendado ya que utiliza todos los grandes músculos de los brazos y de las piernas. Al ser un ejercicio de bajo impacto, es aeróbico y tiene grandes ventajas en la parte cardiovascular y el riesgo de sufrir lesiones es mínimo ya que el agua atenúa los movimientos bruscos.

Otra de las ventajas que tiene la realización de este tipo de ejercicios es que el agua permite que el peso de la embarazada no se note tanto y tenga la sensación de liviandad.

Beneficios de la natación

Como cualquier ejercicio aeróbico, la natación ayuda a oxigenar tanto a la mamá como al bebé en gestación. Además mejora la circulación, aumenta la fuerza y el tono muscular y también sirve para aumentar la resistencia física.

Al realizar ejercicios en el agua, la presión que se ejercen sobre los ligamentos disminuye porque el agua asume parte de la fuerza realizada por los mismos. Ejercicios como los saltos, que son imposibles de hacer durante los últimos meses del embarazo, pueden ser realizados dentro del medio acuático así como también los movimientos de brazos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.