Los síntomas del sarampión

El sarampión es una infección respiratoria muy contagiosa que es provocada por un virus. Genera una erupción cutánea (exantema) que afecta a todo el cuerpo, produciendo picazón. Se da con mayor frecuencia en niños pequeños.

Sarampión

Si el niño contrae el sarampión, debe mantener reposo, ingerir abundante líquido e impedir que contagie la infección a otras personas. Es más contagiosa antes que aparezca la erupción cutánea y continúa mientras esté presente el exantema, además, es contagiosa por contacto con gotitas (tos, habla, estornudo, etc.) de una persona infectada.

La vacuna genera inmunidad ante el sarampión y es del tipo de enfermedad de las que se contrae sólo una vez en la vida. Generalmente, los síntomas se desarrollan entre 8 y 12 días después de la exposición al virus (período de incubación).

Los síntomas pueden ser:

  • Ojos con sangre
  • Fiebre, tos, irritación con la luz
  • Dolor  de garganta y muscular (hasta aquí se denominada fase pre-eruptiva)
  • La erupción aparece 3-5 días luego de los síntomas, pueden durar hasta una semana, aproximadamente (fase eruptiva).

Debido a que es una enfermedad viral, no hay un tratamiento específico, se pueden aliviar los síntomas con paracetamol (para la fiebre), reposo, talco mentolado (para evitar la picazón), entre otros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*