¿Qué sabemos sobre la lepra?

La lepra es una enfermedad infecciosa producida por el Mycobacterium leprae que se caracteriza por lesiones ulcerosas en la piel que producen deformación, daño respiratorio y cerebral a nivel de los nervios (falta de sensibilidad) y debilidad.

Qué sabemos sobre la lepra

Tratada a tiempo, es una enfermedad con un período de incubación prolongado, difícilmente contagiosa (debería ser un contacto directo y prolongado), que se puede curar y se evita la discapacidad. Existen 2 tipos de lepra: la lepromatosa que es la que se presenta como la más severa y la tuberculoide, ambas forman úlceras.

Los síntomas pueden ser:

  • Manchas o lesiones en la piel con pérdida de sensibilidad, con o sin nódulos
  • Engrosamiento de la piel
  • Dolor espontáneo en los nervios periféricos
  • Adormecimiento
  • Debilidad de los músculos
  • Entre los más comunes

 

El tratamiento de la lepra abarca los siguientes pasos:

Se basa en la administración de varios medicamentos simultáneamente como DDS (diaminofenilsulfona), clofazimina y rifampicina. Lo que se da es un bacteriostático  que inhibe el crecimiento de la bacteria, en este caso la rifampicina, y los bactericidas para que maten a las bacterias que están produciendo la enfermedad. Para controlar la inflamación y el dolor se pueden recetar algún analgésico como la aspirina (ácido acetil salicílico) o la prednisona (corticoide).

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*